30 diciembre, 2009

celos

Tengo celos de ti. ¿Por qué negarlo? Tengo celos de ti, celos rabiosos; celos de las sonrisas de tu boca, celos de las miradas de tus ojos.

Cuando yo no te oigo, ¿cómo hablas? Cuando yo no te veo, ¿cómo miras? Cuando no estoy delante, ¿cómo suenan los áureos cascabeles de tu risa?

Tú sabes que en los ojos de los hombres hay miradas impuras, que unas veces parece que acarician y otras veces parece que desnudan.

Cuando un hombre te mira de ese modo, cuando te envuelve una mirada de ésas y sientes que resbala por tu cuerpo, ¿qué es lo que piensas, di, qué es lo que piensas?

4 comentarios:

  1. Que la inercia de la ilusión siga empujándote hacia la conquista de tus sueños...

    FELIZ AÑO NUEVO Y GRACIAS POR TODO LO DADO QUE TAN FELIZ HE RECIBIDO...

    Con cariño...siempre esencia.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Espero estes muy bien, lindo escrito
    besos y abrazos, pasala lindo ciao!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola despues de unas pequeñas vacaciones paso de nuevo a visitarte. Espero que la llegada de este 2010 recien estrenadao te traiga muchas sonrisas y la felicidad que mereces. Los celos no son buenos aliados y menos si no son infundados. Un beso grande y mi cariño.

    ResponderEliminar
  4. Dana: muchas gracias por tus comentarios en mi blog y fuerza que los celos se matan poco a poco con el antídoto de la confianza.
    unpocodepoetayotrodeloca.blogspot.com

    ResponderEliminar